INSTRUCCIONES DEL CUIDADO

NUBUCK Y ANTE

Aunque no haya mucha diferencia visible entre los dos, el ante se lija sobre la capa interior del cuero y nubuck se lija sobre el lado exterior. Ya que la capa exterior de una piel es más resistente, nubuck tiende a ser más fácil para mantener.
Hay que tener especial cuidado tanto para el ante como para calzado de nubuck. Las manchas no pueden ser pulidas de la misma manera que calzado de cuero normal. Para asegurar la longevidad del calzado, rocíelos como un espray anti-manchas antes del primer uso (disponible en la tienda online: Spray Collonil Nanopro). Para limpiar calzado de ante o nubuck, hay una variedad de cepillos diseñados especialmente para este propósito. Los podrás encontrar en una tienda de reparación de zapato o una zapatería. Manchas persistentes podrían ser quitadas con papel de lija, aunque recomendamos dirigirse a un especialista antes de intentarlo. Al igual que con calzado de cuero normal, hay que secarlas de manera natural si se han mojado, lejos de fuentes de calor y, preferiblemente, sobre una superficie que puede absorber la humedad de abajo, como un periódico.

CUERO

Corte y confección se hace pieza por pieza y no en máquinas automáticas. Pequeñas variaciones en las piezas, el color y la textura son intencionales y hacen que cada pieza sea única. Recomendamos tratar el producto con cuidado y en un zapatero oficial. Botas de alta calidad son una inversión, y con el cuidado adecuado pueden usarse durante décadas. Si sus botas no vienen con las suelas reforzadas con caucho, le recomendamos que se lo ponga su zapatero local. Esto protegerá su suela, lo hace resistente al agua, y que sea antideslizante. Le recomendamos que aplique en sus nuevas botas un espray repelente al agua. Dado que el cuero es una fibra natural, la apariencia y el color cambia con el tiempo y le dan al las botas un aspecto único. Sin embargo, asegúrese de usar una buena cera para mantener en buen nivel la humedad y la apariencia. Es importante que también lubrique los laterales de las suelas para que no se sequen. Si sus botas se mojan, deja que se sequen naturalmente, ya que el calor directo hará que la superficie se agriete. Papel de cocina es una buena manera de absorber el exceso de humedad del interior, pero el uso de hormas de madera le ayudará a deshacerse de la humedad y mantener la forma. Si hay manchas de sal en la piel húmeda, frótala ligeramente mediante una esponja con una mezcla de agua y unas gotas de limón. Limpie las botas con un paño blanco limpio antes de su secado. Si no se trata, las manchas de sal pueden quedarse para siempre.